Ritual de amor propio

La mayor parte del tiempo relacionamos a los rituales con actividades que se llevan a cabo en una fecha o momento específico y dejamos de lado el acto de la ritualística para el cotidiano. En esta ocasión trabajaremos un ritual de Amor Propio, pues el amor propio se trabaja a diario.

Conforme se crece, la seguridad, el valor, el respeto y la satisfacción de uno mismo (como se define al amor propio y autoestima) deben estar vinculados con el autoconocimiento. Esto significa saber cuáles son tus cualidades y fortalezas, pero también tus defectos y debilidades.

Nadie tiene la responsabilidad de completar lo que nos falta. Nos corresponde a nosotros encontrarnos y actuar conforme a lo que nos sucede en nuestro interior, debemos promulgar los mismos valores que sentimos como propios y trabajar por escucharnos y fomentar nuestra autoestima.

Lo importante es saber quiénes somos y cómo hemos llegado hasta aquí, para lo cual solo tenemos que mirar en cuatro direcciones: hacia adelante para saber a dónde nos dirigimos, detrás para recordar de dónde venimos, debajo para no pisar a nadie y a los costados para saber quién nos acompaña y nos cuida.

Ahora, trabajemos el amor propio.

Lo que necesitas para este ritual de amor propio:

  • Una vela de color blanco
  • Aceite de la esencia que sea de tu preferencia
  • Una prenda de vestir que te haga sentir increíble (guapx, atractivx)
  • Un plumón indeleble color rojo
  • Una canción que te haga sentir especial/feliz

Para poder trabajar el amor propio debemos identificarnos y asumirnos como seres que tienen gozo y somos plenos, se tienen que conocer las virtudes o razones que nos hacen únicos para así aceptarlas, apropiarnos de ellas e internalizarlas.

Este ritual contará de 7 días de compromiso con nosotros mismos.

Día 1

amor propioSe llevará a cabo una pequeña meditación o reflexión del porqué somos especiales. ¿Cuáles son las cualidades que tenemos? ¿Qué defectos podemos convertir en oportunidades? ¿Cómo hago para recordarme que soy bello, que me siento bien conmigo mismo? Y si encontramos algún pensamiento negativo tomémoslo como algo a trabajar, quizá nos gustaría estar en mejor forma. Eso es algo que usaremos en este caso, puede que no sea el hecho de hacer ejercicio, sino analizar el compromiso y la perseverancia que tenemos hacia nosotros. Tendemos a dejar a los otros los impulsos y las porras. En esta semana este es el inicio para ser nuestros motores propios.  Una vez que tengamos estas respuestas, tomaremos una ducha y usaremos el aceite al final del baño. Mientras lo ponemos sobre la piel pensemos que eso nos gusta, que merecemos el cariño de nosotros para nosotros mismos. Pensemos en las palabras, cualidades, calidades y competencias que nos hacen particulares.

Al finalizar tomaremos nuestra vela, que será la herramienta que nos recordará todas esas palabras y la ungiremos con el aceite; en este momento nos estamos convirtiendo en uno mismo con esa vela que al irse consumiendo hará que internalicemos nuestro trabajo.

Día 2

En el espejo del baño escribiremos frases que nos hagan sentir cómodos, halagados, un piropo hacia nosotros. Es importante que sea en el baño y que veamos esto antes de vestirnos o inmediatamente después que salimos de la ducha, ya que en ese momento estaremos expuestos. Generalmente se piensa que cuando uno está desnudo o con poca ropa es menos atractivo, ya que no puede ocultar aquellas imperfecciones. En este momento las veremos no como algo malo, sino como parte de nuestra historia. Habrá momentos de nuestra vida que sean incómodos, pero todos ellos han traído aprendizaje. Si hay algo que no nos guste tendremos dos opciones: asumirlo y vivir con ello o hacer algo para modificarlo hacia el objetivo que tengamos. Finalmente, regálense una sonrisa. Al principio parecerá tonto, pero conforme pasen los días será una herramienta que les ayudará en el proceso. (Esto lo repetiremos por 21 días)

Día 3

amor propioEn este día escucharán la canción que les hace sentir especiales. La pondrán a todo volumen y disfrutarán de ella, si quieren bailar, hacer un montaje o una coreografía es el momento indicado. Repitan al menos tres veces en el día la canción mientras realizan distintas actividades.  Disfruten, merecen divertirse. Recuerda sonreírte.

 

Día 4

Este día usarán la prenda que más les gusta, se deben sentir cómodos y atractivos. Que dicha prenda los vista para el éxito, para el día más importante de sus vidas. La sonrisa no puede faltar.

Día 5

Hoy prepararán una cena especial para ustedes solos, arreglarán la mesa para sí mismos y su acompañante será la vela. Háganse de comer algo rico, algo que les guste. El reto es que ustedes deben prepararlo. Eviten comprar la comida ese día porque es algo que se prepararán con el corazón. Para hoy seguramente recuerdas siempre sonreírte.

Día 6

Hagan una actividad que les haga felices, que disfruten con fuerza, este es un premio por el esfuerzo que han hecho al demostrarse amor a ustedes. ¡Y sonríe!

Día 7

Este es el último, pero no menos importante, de los días. En esta etapa deben organizar un plan con amigos, pareja o una persona especial. Deben vestir esa prenda que los hace sentir contentos, escuchar la canción mientras se preparan para la salida o velada. En este momento harán notar una diferencia a aquellos que los rodean y será un hecho que les gratifique el esfuerzo obtenido.

La magia se encuentra en la intención, en los detalles, en las pequeñas cosas que dejamos pasar por la premura de la vida. Así que contemplen, sean atentos y descubrirán un gran mundo escondido en el cotidiano.

Ma. Chranthyr Ygral

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *