Samhain, el fin del verano

SamhainSamhain se celebra el 31 de octubre y representa el fin del verano o el inicio del invierno, cuando las cosechas se vuelven estériles por el frío y la actividad de la Tierra se detiene.

Samhain viene del gaélico antiguo, etimológicamente es “el final del verano” y su nombre antiguo es “Samhuinn”. También se le conoce como Halloween, la noche de los ancestros o La víspera de Todos los Santos y muchos la consideran la festividad pagana más importante del año.

Es una festividad celta o druida y a partir de esta las noches son más largas que los días. Es en este momento cuando la Diosa llora y se despide de su pareja, el Dios Astado, quien muere en el mundo físico y renacerá hasta Yule, el 21 de diciembre.

Es el fin de Año pagano y una noche muy mágica.

Representa la última recolección de granos o frutos, el último momento de provisionarse sacrificando a los animales más débiles, de quienes vivirían en el invierno, y almacenando las cosechas para los meses más duros.

La tierra no dará más frutos hasta que regrese la época de luz.

También se cree que los velos entre los mundos de la vida y la muerte son más delgados y los espíritus visitan el mundo de los mortales.

Esto lo vemos representado en distintas tradiciones alrededor del mundo, quienes utilizan el fin de octubre o el comienzo de noviembre para honrar a los muertos, celebrando que por unos días se abre la puerta entre nosotros y quienes nos precedieron.

La muerte representa un renacimiento y en esta festividad de la Rueda del Año todo puede morir (nosotros, nuestros proyectos, nuestros malos hábitos) para renacer, perpetuando este ciclo de renovación que se refleja todos los años en las estaciones de la naturaleza.

Qué hacer

Samhain

El final es también la promesa de un nuevo inicio.

Podemos abrazar este proceso de liberación con energía, pero debemos realizar mucha introspección antes de entregarnos a ello.

Es momento de trabajar con aquello que no nos pertenece o nos entorpece, como los miedos, obstáculos internos o malos hábitos. También es la celebración ideal para darnos cuenta de aquello en lo que nos hemos equivocado, reconociendo la falta y buscando cómo se puede corregir.

Meditemos en este ciclo que termina, ¿qué queremos repetir? ¿Qué queremos conservar? ¿Qué no podemos seguir cargando? ¿Qué siento que no me pertenece? ¿Qué fue lo que más me hizo sentir conectado conmigo mismo?

La vida es un ciclo y así como pensamos en nosotros y situaciones actuales, podemos recordar a nuestros ancestros y honrarlos en esta noche con nuestros pensamientos, ya que en este momento están muy cerca de nosotros.

Nuestros amigos, familiares y todo nuestro linaje que ha fallecido están ahora muy cerca y bendecirlos o prenderles velas son grandes formas de recordarlos y agradecerles lo que nos dejaron.

Desprenderse de lo viejo que ya no nos sirve es imperante y la adivinación es una gran herramienta para comprender un poco más nuestro camino. Esta noche, con los velos levantados, la adivinación es propicia.

Demos la bienvenida a la nueva energía que pronto llegará y despidámonos de la que se va.

Celebremos la vida y lo que tiene preparado para nosotros en esta Rueda del Año que está por comenzar.

Tradiciones

Algo muy común, durante Samhain, es enlistar elementos de nuestra personalidad de los cuales nos queramos desprender y quemarlos. De forma segura y controlada, puede realizarse una hoguera también para quemar cosas que ya no queremos como ropa, cuadernos, etc.

SamhainTambién podemos prender velas representando lo que se va o lo que viene, o ambos con velas diferentes, como puede ser la blanca pidiendo lo que queremos para el nuevo año y la negra representando lo que queremos que se vaya.

Es un gran momento para hechizos de protección, renacimiento y transmutación.

En muchas tradiciones se prenden velas o calabazas para guiar a los muertos a encontrar el camino, ya sea de visita o hacia su destino final. Se puede poner un altar para ello, como es el caso de México con las ofrendas de Día de Muertos.

No olvidemos celebrar esta rueda que termina, ¡haz una fiesta de Año Nuevo!

Correspondencias

Colores: Negro, plateado, blanco, naranja, dorado

Estación: Otoño

Día: 31 de octubre

Hierbas y árboles: Angélica, ajo, salvia, pachulí, artemisa, brezo

Deidades: Hécate, Inanna, Loki, Hades, Kali, Neftis, Durga, Ishtar, Odín, Plutón

Animales: Vaca, perro, gato, murciélago, jabalí

Comentarios cerrados.