Mabón, la segunda cosecha

Mabón tiene lugar el 22 o 23 de septiembre y es el equinoccio de otoño, el momento en el que la naturaleza comienza a recogerse sobre sí misma.

Es la época de la segunda cosecha y tiene diferentes nombres en distintas culturas. Le llaman la fiesta de la vendimia, día del banquete, Cornucopia, Alben Elfed, Mes Sagrado, Ching Ciu o incluso Búsqueda del invierno.

Su nombre galés “Mabón” no tiene un origen preciso, aunque se relaciona con el hijo de Modrón, una deidad galesa de la cosecha, la caza y la juventud.

Durante el equinoccio de otoño el día y la noche tienen exactamente la misma duración, como en el equinoccio de primavera, pero a partir de Mabon las noches comenzarán a ser más largas y los días mucho más cortos.

Agradezcamos lo recibido, por esfuerzos propios o regalos y al mismo tiempo hagamos introspección sobre lo no conseguido para dejarlo ir.

En este momento el Dios, ya viejo, se prepara para morir en Samhain (31 de octubre) y renacer en Yule (21 de diciembre), mientras la Diosa se prepara para darlo a luz en diciembre.

Dentro de la Rueda del Año, esta festividad representa alegría y abundancia al recoger la segunda cosecha y al mismo tiempo descanso y meditación, por la oscuridad que se avecina y ante la cual nos debemos preparar.

Qué hacer

Este es un momento de gozo y alegría, debemos agradecer por todo lo recibido y utilizarlo con sabiduría.

Sin embargo, también es un momento ideal y necesario para buscar el equilibrio. No solo de la parte interna, aunque es la más importante, sino de lo material con lo espiritual y de la luz con la oscuridad.

¿Qué ya no es necesario? También es momento de desprendernos de lo que no nos permite avanzar, pues el invierno es duro y solo debemos cargar aquello que podremos plantar en las tierras que volverán a ser fértiles en meses venideros. Es el final de la cosecha.

Es tiempo de reflexionar sobre el ciclo de la vida y celebrar el renacimiento. Debemos ver hacia atrás y morir como el dios lo hará en lo que no nos sirve o nos pesa y ver hacia adelante para un renacimiento, a partir de lo que elegimos como nuestras mejores semillas a plantar. Al contemplar la muerte, podemos también recordar con gozo a nuestros seres queridos que ya no nos acompañan de forma material.

Al realizar la introspección, considera lo trabajado, los esfuerzos y la planeación, alégrate por lo conseguido y dejar ir las semillas que se mostraron estériles durante esta Rueda del Año.

Es un momento para descansar, después de la obtención de la cosecha y de los fríos meses invernales, durante el tiempo del recogimiento Mabon nos ayuda a equilibrar lo logrado.

No es buen momento para hacer hechizos, excepto los de introspección y de prosperidad.

Tradiciones

Se pueden realizar muñecas de trigo o de maíz, como en Lammas, simbolizando esta última cosecha y agradeciendo lo recibido.

La cornucopia es un gran símbolo de Mabón, se puede realizar, adquirir o colocar como adorno en el altar.Mabon

Se cree que si alimentas animales con granos aseguras tu prosperidad durante el invierno.

Puedes conectar con la naturaleza caminando por lugares naturales como los bosques o un parque y juntar semillas o plantas para decorar tu altar o realizar una corona.

En algunos lugares se pisa, se cosecha la uva y se realiza vendimia.

Correspondencias

Colores: Rojo oscuro, dorado, marrón, violeta, naranja, amarillo, café y azul

Estación: Otoño

Día: 21, 22 o 23 de septiembre

Hierbas y árboles: Manzano, crisantemo, uva, salvia, cedro, roble, álamo, zarza, helecho, margarita, hiedra

Deidades: Thor, Deméter, Coré, Inanna, Morrigan, Dionisio, Dumuzi, Ishtar, Epona, Hades, Baco, Perséfone, Hermes, Thoth Modron, Mabon

Animales: Ganso, lobo, halcón, cisne, golondrina, perro

Comentarios cerrados.